Viviendo en bitcoin

Bitcoin
Bitcoin

Muchos preguntarán qué significa vivir en bitcoin? El bitcoin no necesita presentación, es la criptomoneda creada hace algunos años como una prueba de concepto, que fuera autoregulada para que no dependiese de un banco central, que fuera segura pues la red completa de bitcoin contiene todos los movimientos que se realicen y el anonimato, uno envía a direcciones que hacen complicado ligar transacciones entre los usuarios, al no haber un intermediario real se reducen las comisiones a casi cero y cualquiera puede participar de la red de comercio e intercambio de la divisa. Un breve vídeo explicativo directo de la página oficial http://bitcoin.org/es

¿Parece complicado? ¿No me sirve? En definitiva el bitcoin no es para todos, hay quienes prefieren la seguridad que da un banco o simplemente no entender completamente la forma en que funciona le pude parecer complicado e inseguro, pero lo cierto es que si hay un buen momento para entrar al uso de bitcoin es este momento.

La criptodivisa se encuentra en un momento en que su adopción se ha acelerado, empresas y empresarios importantes como Branston, Bezos, BBVA empiezan a invertir en emprendimientos basados en ella, su valor es más estable incluso que los metales, y se encuentra acelerado en un momentum que parece durará unos cuantos meses más, en apariencia es una oportunidad para especular, que probablemente en estos momentos es una más de las oportunidades que se han abierto con el bitcoin pero no es la única, todos aquellos que no se han atrevido a entrarle a los pagos electrónicos y se han detenido por el costo de los dispositivos o las comisiones que un banco cobran tienen también una enorme oportunidad, aquellos que viajan y desean evitar las altísimas comisiones de las disposiciones de efectivo en el extranjero o inclusive quien le interese ofrecer servicios fuera de sus fronteras y que no quiera lidiar con comisiones internacionales.

Primer paso: Obtener una cartera

Para iniciarse en el mundo del bitcoin se requiere una cartera, en ella se almacenarán nuestros fondos, existe una gran variedad de carteras para cada necesidad y hasta cada ideología. Mientras que las carteras en línea como Coinbase parecen entre las más populares y prácticas, para muchos el exceso de datos choca con las características de anonimidad que brinda el ecosistema de bitcoin pero al mismo tiempo, al ser una empresa perfectamente conformada, con soporte puede hacer atractivo su uso del diario, la cartera es accesible desde cualquier dispositivo con acceso a Internet y existen aplicaciones para prácticamente todos los dispositivos inteligentes. Si no son muy técnicos y no quieren enredarse, Coinbase es una gran opción.

Si deseas cargar con tu efectivo en tu teléfono pero no quieres dar ningún dato, la opción es usar la Bitcoin Wallet, que es una aplicación gratuita y de código abierto que permite tener una cartera en Android. Su utilización es algo más complicada que la de Coinbase, además que supone el riesgo de que perdiendo el teléfono se pierde el dinero que hay en la cartera (igual que si pierdes una cartera real), para descargarla aquí. Para el ecosistema iOS la aplicación más popular es Bither y tiene funciones similares.

Para utilizarlo en la computadora, hay distintas soluciones, pero recomiendo por facilidad y seguridad Multibit, es fácil, muy seguro, se puede “respaldar” los bitcoins y es multiplataforma, puede ser utilizado en Windows, MacOS o Linux. Aunque la aplicación oficial existe, su utilización consume grandes cantidades de ancho de banda y memoria pues necesita sincronizar con un enorme archivo de actualizaciones de las transacciones de la red bitcoin.

La opción idónea para la utilización de bitcoin es algún dispositivo conocido como “cartera fría”, este dispositivo normalmente se conecta por un puerto USB y se sincroniza con alguna aplicación, en este caso, la más económica es la Ledger Wallet, este dispositivo brinda una seguridad completa pues puede restaurar el saldo de una cartera bitcoin aunque el dispositivo físico se pierda, ya sea en otra Wallet o en un programa compatible como Multibit. 

Segundo paso: Obtener bitcoin

En un inicio, obtener bitcoins era un tema reservado a entendidos, pero ahora obtenerlos es tan simple como depositar, ir a un cajero de bitcoins o inclusive conseguirlos gratis en “grifos”. Hay que aclarar que la posibilidad de comprar unidades completas de bitcoin no es algo al alcance de todos, el precio promedio cuándo se está editando esto es de 1 BTC = US$449.38, eso es aproximadamente MX$8153.18. Las transacciones actualmente no se realizan de bitcoin a bitcoin por que no ha llegado al punto en que su valor se haya terminado de estabilizar, recordemos que ha habido momentos en que su valor llegó arriba de los 1000 dolares americanos por unidad, y no es raro ver que el valor cambie 20 dolares de una semana a otra, o incluso de un día para otro, por lo que la transacción se realiza normalmente en otra divisa y se transfiere la equivalencia a bitcoin, por ejemplo, pagar Netflix al día de hoy sería algo así como 0.01476 BTC. Para simplificar esas cantidades se han nombrado fracciones, estas quedan de la siguiente manera:

  • 1 BTC = 1 Bitcoin (1 BTC).
  • 0.01 BTC = 1 cBTC (1 Bitset, 1 centavo Bitcoin).
  • 0.001 BTC = 1 mBTC (1 Mili-bitcoin).
  • 0.000001 BTC = 1 micro-bitcoin.
  • 0.00000001 BTC = 1 Satoshi

Actualmente las transacciones por comodidad se tienden a realizar en mBTC, la mayor parte de las carteras tiene esa fracción como predeterminada, aunque todas las transacciones sin excepción se realizan a 8 decimales (igual que las bancarias, aunque no estén a la vista del usuario) es decir, nuestro pago de Netflix sería 14.76 mBTC, un mBTC es aproximadamente MX$8.15318.

Al ver ese cambio los saltos de precio de bitcoin no son tan dramáticos, y son comparables a otros tipos de cambio, como a dolares o euros, por eso hemos de preferir referirnos al bitcoin en unidades de mBTC.

Para el momento pareciera que el asunto de lo bitcoin son sumamente confusos, pero en realidad no lo son. Uno puede acceder a bitcoins sin necesidad de “comprarlos”, para aquellos que no son especialmente aventureros pueden iniciarse con los famosos “grifos”, que son una bonita y antigua tradición, tan antigua como lo es la propia criptomoneda. Los “grifos” son páginas que regalan bitcoins, aunque mejor sería decir, regalan Satoshis, que son las unidades más pequeñas que se trabajan en bitcoins. Existen muchas, y cada una con diferentes cantidades que regalan, algunas son juegos, otros una especie de ruleta. Como podrán imaginar con 1 Satoshi no se puede comprar nada, y en páginas en que se regalan de 100 Satoshi a 1000 Satoshi cada 20 minutos, probablemente en unos 15 días hayan hecho alrededor de 3 dolares americanos si son suficientemente constantes. La mayor parte de estos “grifos” sobreviven por la publicidad que ofrecen, que normalmente son servicios relacionados con el ecosistema bitcoin, y la mayor parte de ellas son suficientemente rentables como para poder darse el lujo de regalar esas unidades. En mi experiencia llevo algunas semanas buscando opciones de “grifos” que no sean tan intrusivos y que brinden cantidades razonables de Satoshis, únicamente las recomiendo para “iniciarse” o “jugar” con ello, no podrán hacer una vida de ello a menos que inicien su propio “grifo”.

El primero MoonBit que se pueden obtener hasta 10 Satoshi cada 5 minutos, la ventaja es que se puede obtener Satoshi sin necesidad de estar en el sitio, solo se tiene que regresar, la tasa de obtención de Satoshis va disminuyendo con el tiempo que no se reclaman, por lo que esos 10 Satoshis no se van a duplicar en 10 minutos, pero uno puede reclamar varias veces al día y cada vez hay la posibilidad de incluso duplicar lo que se reclama gracias a su Mistery Bonus. Aquí se puede reclamar cada 10000 Satoshis, que son algo así como 80 centavos de peso mexicano o algo así como 5 centavos de dolar, la “ganancia” se envía a la cartera cada domingo.

El segundo que recomendaré es CoinFlux que tiene la virtud de que es constante, entrega 100 Satoshis cada 5 minutos consistentemente, pero tienen que “reclamarse” para poder obtener los siguientes 100. Cada semana se pueden reclamar los beneficios que requieren un mínimo de 100000 Satoshis para reclamarlo.

Como podrán dar cuenta, estos tres “grifos” no son para iniciar en serio, y de ahí la siguiente manera de conseguir bitcoin es intercambiándolo. El intercambio contempla los servicios y moneda corriente.

Para muchos, hasta el momento el bitcoin les pude parecer el equivalente a tickets de kermese, pues si no se puede convertir a efectivo o intercambiar por bienes y servicios. Actualmente intercambiar por efectivo a bitcoin es la cosa más sencilla del mundo, al grado que puede realizarse literalmente hasta en el OXXO, y no es broma, actualmente es posible gracias a Volabit la compra de bitcoin vía depósito bancario, en cajas de establecimientos, y de la misma manera, en la misma plataforma, realizar pagos vía Whatsapp de nuestro saldo dentro de Volabit, o cambiar nuestros bitcoin y que sea depositado en una cuenta bancaria, o Paypal.

Otra opción más inmediata es el uso de cajeros automáticos de bitcoin, en el país existen únicamente dos cajeros, que permiten depósito inmediato, el más famoso es el que se encuentra en la tienda de cómics Fantastico en la Ciudad de México, a media cuadra de el metro Zapata. La transacción es inmediata y segura y soporta el retiro en efectivo no únicamente la compra de bitcoin. Se pueden consultar en otros lugares cajeros automáticos en la página de Coin ATM Radar.

Pero la mejor forma de cambiar los bitcoins es con las personas, si hay alguien que esté recibiendo bitcoin es muy probable que le interese en algún momento cambiar por efectivo, entre particulares es más probable conseguir un tipo de cambio que valga la pena, si no se conoce a nadie, está la opción de buscar particulares que ofrezcan sus bitcoin o comprarnos los nuestros, la mejor plataforma para encontrar esas ofertas es LocalBitcoins que es un tipo de Mercado Libre del bitcoin, la plataforma es segura y tiene un sistema de reputación que permite comprar de manera confiable, los tratos se pueden realizar con traspasos bancarios, giros y presencialmente y en efectivo, es complicado pero lo ideal es hacerse del “dealer” y establecer una relación de confianza que permita incluso la negociación fuera de la plataforma.

Paso 3: Utilizar bitcoin

Lo ideal es intercambiar trabajo o bienes por bitcoin, y para eso no necesitamos más que un teléfono inteligente. Si vendo algo, por qué no dar la opción de que se nos pague con bitcoin? Su valor en los últimos meses se ha incrementado significativamente, incluso más que el dolar, si hay tanta gente que busca la acumulación de dolares podría suceder lo mismo con la acumulación de bitcoin, por ejemplo incentivando que se nos pague en BTC ofreciendo un descuento, si nosotros ofrecemos un 10% al pagar con la opción, es muy probable que en una semana ese 10% lo hayamos recuperado únicamente con el tipo de cambio, además funciona como un programa de fidelización, pues siempre será conveniente pagar con solo el teléfono que cargar una tarjeta o efectivo, y si con ello el valor de mi dinero se mantiene es muy posible que eso repercuta en mejores ventas o mejores tratos. El intercambio se lleva a cabo entre dos carteras, uno que solicita el pago vía un código QR normalmente o una cadena segura, y otra cartera que con el código QR o la cadena acepte la transacción. La comisión que se cobra por la transacción es lo que mantiene la red de bitcoin trabajando, y el incentivo para que haya gente que utilice infraestructura para ayudar a soportar las transacciones, pero la comisión es parte de lo interesante de el intercambio por bitcoin, pues no se cobra a razón de la cantidad que se transfiera pues la red no puede saber de cuánto equivale la transacción, sino que la cobra en función de dos cosas, el tamaño de la cadena y lo rápido que se quiere que se replique, si una transacción se quiere que se refleje lo más rápido posible, estaremos hablando de una comisión de 5 pesos en el peor de los casos, algo así como 30 centavos de dolar, pero si no es una urgencia y podemos esperar hasta 20 minutos, la comisión puede disminuir hasta 50 centavos o 3 centavos de dolar, no importando si la transacción es 1 Satoshi o 1000000 de bitcoin.

El procedimiento está explicado en el siguiente vídeo, aunque usan Blockchain es prácticamente el mismo procedimiento con cualquier cartera de bitcoin.

La lista de cosas que se pueden comprar con bitcoin también va creciendo día a día, desde restaurantes, viajes, cómics, juegos, café, pagar servicios y pagar en 7-Eleven (via Pademobile).

Conclusión

Aunque lo parezca, entrarle al bitcoin no es complicado, la tecnología está en un momento en que si venden tacos al pastor sea tan fácil aceptar pagos como efectivo, y es una apuesta segura incluso para el ahorro, pues el valor de nuestro ahorro no disminuirá sino al contrario, pueden incluso empezar a probar sin necesidad de involucrar su propio dinero, iniciando como un juego.

Si esta entrada le sirvió de algo, aquí está la cartera de un servidor, y cualquier Satoshi o mBTC son bien recibidos.

BTC QR
Código QR para ingresar bitcoin a Spidercast

Lisbeth Salander, promotora de la privacidad

Retrato de Lisbeth Salander
Lisbeth Salander, promotora de la privacidad

Ayer terminé la que pretende ser la cuarta entrega de la saga Millenium, una megaventas cuyo último tomo fue publicado ya hace 10 años y que escribiera Stieg Larsson, más allá de si es buen o mal libro el intento de ser la cuarta entrega, me llamó poderosamente la atención el celo que pusieron en referenciar herramientas reales utilizadas por la protagonista Lisbeth Salander, la überhacker y promotora de la privacidad.

El libro se queda corto en explicar esas herramientas y puede dar la muy equivocada impresión de que son herramientas oscuras o enfocadas en profesionales de la seguridad, lo cual es más que equivocado. Hace falta también aclarar que el concepto de seguridad y privacidad son distintos, y que la mayor parte de las herramientas que listan son herramientas pro-privacidad, enfocadas en defender el derecho a no ser leído, o la información utilizada. En el libro, claramente inspirado por las filtraciones de Edward Snowden, se trata el tema del derecho a la privacidad ante el abuso de poder de la NSA, en este caso es Lisbeth Salander la que hace el ataque imposible y la filtración.

Como buena novela policiaca, hay crímenes en ella, no únicamente la intrusión a sistemas de seguridad nacional gringa sino asesinatos, tortura y otras linduras que abundan en las anteriores entregas, por lo que en esta ocasión al estar involucrada la NSA no quieren correr riesgos y empiezan a utilizar tecnología para evitar ser “pinchados”. Trataré de hacer un listado, no exhaustivo de la tecnología que utilizan durante la trama, el cómo obtenerla y para qué sirve, aunque adelanto que no sirve para sacar la contraseña del “feis” de la pareja.

Blackphone

Durante buena parte del libro hacen uso de este gadget tanto buenos como malos, agencias gubernamentales y a mi parecer 8 de cada diez personajes tienen uno (sí, probablemente exagero). Este dispositivo levantó mucha expectativa hace un par de años que se anunció, pues aparentaba que era el dispositivo definitivo para jubilar a los confiables pero ya anticuados Blackberrys, con sus propias herramientas de seguridad, gestión empresarial y privacidad. Sus llamadas eran cifradas por default, sus comunicaciones estaban protegidas por varias capas de personalización que lo hacían el androide más seguro del momento, pero el precio y las primeras especificaciones hicieron que perdiera ímpetu su adopción, está actualmente a la venta la segunda versión que puede ser suya por la módica cantidad de 750 dólares. Toda la información está en: https://www.silentcircle.com/es/

Redphone

Durante todo el libro hablan de esta aplicación que sirve para hacer llamadas seguras o cifradas. Actualmente la aplicación ya no existe y fue integrada a Signal, que es el mensajero que utiliza Edward Snowden y es un referente importante en la lucha por la privacidad. Utiliza el número teléfonico para conectarse con otras personas y viaja cifrado de lado a lado, eso incluye las llamadas que se realicen desde la aplicación a usuarios que también tengan instalado Signal. No viaja por la línea de voz, es una llamada VoIP y consume datos en lugar de una llamada común. La información de Signal y las ligas para su instalación están en: https://whispersystems.org

Threema

Cuando WhatsApp comenzó a acumular escándalos tras escándalos de privacidad, la falta de seguridad de su aplicación y tras la denuncia del gobierno alemán en la que incitaban a sus ciudadanos a abandonar el cliente de mensajería, la alternativa que recomendaron tuvo un crecimiento exponencial, la aplicación que recomendaron fue Threema. Threema es un mensajero parecido a Signal, pero es una alternativa de pago, posee varios niveles de confianza en la seguridad dependiendo de cómo se consiga el contacto, si por clave, por teléfono o en vivo. Sus servidores están ubicados en Suiza, pero al igual que Whatsapp únicamente pasan los mensajes pero no se almacenan, aunque a diferencia de Whatsapp no almacenan los metadatos, es decir no hay manera de ligar a el remitente y al destinatario con direcciones reales. No se tiene un nombre de usuario como tal, se genera uno nuevo en cada dispositivo a menos que se utilice el respaldo físico del ID. A menos que se encuentren en Europa es muy probable que no tengan contactos en el mensajero, pero es uno de los mensajeros más seguros y comprometidos con la privacidad, como Wickd y el que ya mencionamos: Signal. La información de la aplicación y sus ligas de descarga están en: https://threema.ch/en

www.pgpi.org

Aquí si le falló a Lisbeth Salander, PGP son las siglas de Pretty Good Privacy, un algoritmo de cifrado que nació en los 90’s como la respuesta libre, abierta y sobretodo segura a los métodos de cifrado que existían y que estaban protegidos por patentes y/o poseían puertas traseras para que los gobiernos (o más bien dicho, la NSA) pudieran acceder al contenido. Sigue siendo a la fecha el estándar de cifrado más ampliamente utilizado, pero ese sitio en particular tuvo su última actualización en 2002, lo cual en ese tipo de cuestiones puede implicar un enorme desfase. Actualmente no es necesario la utilización de ese tipo de software de manera manual, está a disposición pública opciones para envío de correo cifrado, basados en esos algoritmos y que pretenden hacer llegar las ventajas del cifrado y la privacidad a la mayor audiencia, una de las opciones que más ruido ha hecho últimamente ha sido Protonmail, desarrollado en el CERN (mismo lugar que vio nacer la WWW y actual hogar del Gran Colisionador de Hadrones). Se puede acceder a una cuenta gratuita en: https://protonmail.com

A manera de conclusión, la privacidad no tiene que ver necesariamente con ilícitos, solo hay que hacer un ejercicio rápido, la mayor parte de los que están leyendo esto quiero pensar que no están involucrados en nada ilícito o grave, pero ¿cuántos de ustedes están tranquilos cuándo alguien más usa su teléfono? o ¿lo prestarían a las autoridades para que libremente vieran su contenido? no es cuestión de si tienen o no que esconder algo, sino a su derecho a que ese contenido esté disponible solo para ustedes y que ustedes decidan a quién mostrarlo, eso es la privacidad.

 

 

 

Vivaldi y el legado de Opera

Logo y slogan de el navegador Vivaldi
Vivaldi, un navegador para nuestros amigos

Vivaldi es un nuevo navegador que se anuncia como el sucesor espiritual de Opera, de la mano de uno de sus creadores originales y que está orientado en la experiencia de usuario y total control de la experiencia. Además de tener herramientas para los usuarios más experimentados.

Para hablar de Vivaldi primero tenemos que hay que dar algo de contexto de su predecesor, al menos espiritual: Opera.

Siempre Opera fue el eterno gigante desvalido, innovador y poderoso pero que nunca tuvo las piernas suficientes para hacerse un lugar entre la competencia, aunque siempre contó con una base de usuarios fieles entre los que me contaba, pero mucho cambió cuándo anunciaron que descontinuaban el desarrollo de su motor propio para usar WebKit como Safari y Chrome, además de descontinuar varias de las características que eran también sus principales elementos diferenciadores en la oferta de la oferta de navegadores.

Muchos decepcionados, migramos a la competencia, en mi caso a Chrome y posteriormente a Firefox, pero siempre recordando el gran navegador que fue Opera, incluso le dí un par de oportunidades a las nuevas versiones cuándo fueron liberadas para Linux pero fallaban y eran demasiado parecidas a Chrome, el rendimiento no era ni cercano a lo que era antes y era un navegador a secas, no era Opera, al menos no del que yo era tan fan.

Foto de Jon S. von Tetzchner
Jon S. von Tetzchner

El ex-CEO y fundador de Opera, Jon Stephenson von Tetzchner, famoso en su tiempo por una apuesta en que cruzaría a nado el Atlántico desde Noruega hasta los Estados Unidos si la versión 8 de Opera lograba el millón de descargas y que lógicamente no pudo concretar (la hazaña del nado, Opera 8 fue descargado 1’050,000 en cuatro días) y que decidió dejar la compañía en 2011, hace unos cuantos meses anunció que estaba desarrollando un nuevo navegador para los que extrañaban el viejo Opera, lo llamó Vivaldi.

Vivaldi debía estar no solo enfocado en la velocidad que era la principal bondad y característica que presumía Opera en su lema por años: “El navegador más rápido sobre la tierra” sino también enfocado a brindar funcionalidades adicionales que eran lo que hacían de Opera el mejor navegador para su fiel base de usuarios. Y así fue presentado, como el heredero espiritual del viejo Opera.

imágen mostrando el navegador Vivaldi
Navegador Vivaldi

Vivaldi hace poco liberó la primera versión estable del navegador, una versión prematura por tener varias áreas aún pendientes con respecto a su oferta, pero lo presentado vale mucho la pena y se presenta como una opción interesante, aunque no para todos, a pesar de que se anuncian como una navegador orientado al usuario, está más bien orientado a los usuarios de poder que les gusta la personalización y el control de su experiencia pues el exceso de opciones puede fácilmente hacer que un usuario estándar se sienta intimidado.

Las principales y destacables características de Vivaldi son la total personalización de su interface, desde la elección de donde deben estar los controles, el color de fondo, la barra de direcciones, la forma en que se muestran las pestañas, si toma el color de fondo del sitio en cuestión, si podemos apilarlas (una de las más útiles características de Vivaldi) , además la interface está completamente hecha sobra Javascript React lo que la hace tan flexible.

El control sobre las páginas es total, recuperaron el bloqueador de elementos que había implementado Opera, agregaron las posibilidad de eliminar completamente las imágenes para aumentar el desempeño de las páginas o simplemente para mejorar la lectura, entre algunos efectos curiosos como mostrar la página en 3D. Además de cualquier página se puede crear un WebPanel que actúa como una instancia residente de la página que se puede mostrar en el lateral, y que es útil para tener aplicaciones web de noticias, redes sociales que se utilicen mucho y que muestran como si fuera la interface móvil. Además la opción de utilizar comandos y que se pueda navegar por las páginas agilizan la navegación. Otra de las útiles carácteristicas de Vivaldi son las notas, que ayudan a organizar y tener a la mano información, se pueden agregar archivos y páginas o capturas de página a las notas, para aquellos que se dedican a recopilar información son muy útiles.

Entre las promesas está la inclusión de el cliente de correo, la sincronización entre navegadores.

Además ya es posible el uso de las extensiones de Chrome, pues trabaja sobre Blink que es el desarrollo independiente del motor WebKit que inició Google hace un par de años, por lo que tampoco hay que preocuparse por como se verán las páginas.

Vivaldi no es un navegador para todos, no fue hecho para eso, en su lugar se enfoca en aquellos que utilizan intensivamente el navegador y que necesitan control total y herramientas a la mano para manejar la información sin sacrificar compatibilidad, aquellos usuarios de poder que sientan pesado e incompleto a Chrome es muy probable que se sientan mucho más a gusto en Vivaldi, también aquellos que extrañan al Opera de antaño se sentirán en casa, como es mi caso. Es importante comentar que es un navegador nuevo, que está en pleno desarrollo y que por tanto es el momento en que más errores se pueden encontrar, pero lo emocionante es saber que es el momento también de que se puede aportar al desarrollo del navegador.

Para los interesados en probar y utilizar Vivaldi, encontrarán el navegador y más información en http://vivaldi.com

 

Lektu y los libros electrónicos accesibles

Imágen de la página principal del sitio Lektu
Portada del sitio de Lektu

Hablar de libros electrónicos nos hace pensar casi de inmediato en Amazon, Google y Apple que son hoy por hoy los principales jugadores en ese campo, con ligeras diferencias su oferta es muy similar y los terminos en que los consumidores adquieren el contenido es también muy parecido. Tal vez en el único punto en que los mayores jugadores están de acuerdo es en el uso de el DRM (Gestión de Derechos Digitales) que le permiten tener el control a veces excesivo del uso que se le da a sus contenidos, pueden decidir por ejemplo cuántas veces puede ser reproducido una pista, una película, cuánto tiempo estar disponible y en casos extremos puede dejar inaccesible el contenido. Y la primer diferencia del modelo de Lektu es precisamente entregar el contenido sin DRM.

Mientras que en los grandes jugadores yo pago por el derecho a acceder al contenido, en los sitios donde se puede acceder al contenido sin DRM de verdad estoy obteniendo un producto que es ya de por sí una enorme diferencia. Mientras que entre los grandes jugadores no hay compatibilidad del tipo, compro un libro con Google y no puedo más que leerlo en su aplicación o en la web pero no hay formas sencillas para poder leerlo en mi dispositivo Kindle y casos similares; en Lektu tendré acceso al contenido y podré utilizarlo donde yo quiera, en mi teléfono, en mi computadora, tableta, lector de libros y hasta imprimirlo si me place pues entrega los libros en uno de los formatos más universales y compatibles, el formato Acrobat (pdf).

No es únicamente en la manera en que entrega el contenido que se distingue el sitio, sino en los costos y formas de pago. Los costos evidentemente más accesibles y que buscan dar difusión al trabajo de los autores, la mayor parte que apenas van iniciando y que optan por la auto publicación para compartir su obra, pueden incluso ofrecer contenidos a cambio de promoción en redes sociales, por poner un precio mínimo a criterio del usuario o incluso uno de los verdaderamente valientes y novedosos “paga si te ha gustado”. Los autores que se encuentran en Lektu en su gran mayoría entienden de una manera diferente las retribuciones, saben que a veces puede convenir más vender muy barato y aumentar el “boca a boca” o incluso que ofreciendo contenido a cambio de promoción puede ser una gran estrategia con contenido más extenso o de mejor calidad, estrategia que algunos empiezan a utilizar en Amazon pero en un ambiente bastante más restrictivo.

La oferta es muy variada, la mayor parte autores que van empezando, pero también se puede encontrar dentro de Lektu alguna importantes editoriales como Gigamesh que fue quien editó en España la saga de Canción de Hielo y Fuego de George R. R. Martin y que precisamente tiene ofertada la saga completa a un precio mucho más competitivo que la edición digital en español de Random House que ofrece Amazon.

Dense una vuelta por el sitio de Lektu, seguro que encuentran cosas interesantes, por algunas o más bien muchas no tendrán que pagar y en otros casos pueden hacerse de libros a un precio más bajo que en otras plataformas y con la ventaja de poder pagar con tarjeta o con PayPal.

Su página es: http://lektu.com

 

El androide paranoico (y flojo)

Históricamente, la privacidad era casi implícita, porque era difícil de encontrar y reunir información. Pero en el mundo digital, ya sea cámaras digitales o satélites o incluso a lo que haces clic, necesitamos tener normas más explícitas.

Bill Gates
Fotograma de Paranoid Android de Radiohead
Pensando en la privacidad

Durante los últimos meses se ha destapado escándalo tras escándalo de invasión a la privacidad de los usuarios, algunos más preocupantes que otros, pero casi siempre involucrando sin excepción a agencias gubernamentales.

Lo que de verdad preocupa no es únicamente lo que se puede hacer con esos datos más allá de ver vulnerada nuestra privacidad, lamentablemente pueden significar una herramienta de represión. No es descabellado pensar en que algunos activistas puedan ser rastreados y “desaparecidos” como ha ocurrido de manera sistemática en nuestro país.

Ante los últimos escándalos de gobiernos utilizando de manera ilegal herramientas de rastreo y vulneración de la privacidad de los ciudadanos con los mismos impuestos que estos han pagado, es un tema que se le debe dar la importancia que merece, no es algo de ciencia ficción o de serie de televisión, cualquiera está expuesto, afortunadamente mucho tiene que ver con cambiar nuestros hábitos.

No es necesario estar en cosas políticas para preocuparse por la privacidad. El teléfono y la capacidad de conectarse y conectarse en cualquier momento presenta oportunidades únicas para ser no solo rastreado y clasificado, y aunque sonaría como una gran contradicción preocuparse por ello aunque se haga uso intensivo por ejemplo de Foursquare, Maps, Instagram y prácticamente todas las aplicaciones de Google, nunca está de más conocer algunas herramientas interesantes con las que nuestras comunicaciones pueden ser protegidas de cualquier ojo.

Las siguientes herramientas no son las únicas, ni creo que sean las mejores y hay muchos más procedimientos que podrían mejorar. Los más puristas dirán que lo que mejor podría funcionar es dejar de utilizar Android, pero para los que quieren seguir utilizándolo y hacer uso de algunas herramientas que los hagan sentir más protegidos en nuestra privacidad aquí van de las más simples de utilizar y configurar. También es importante aclarar que todas las herramientas citadas cuentan con versión para iOS, algunas incluso con Windows.

Correo

Tutanota

Aunque más de uno me dirá que no hay nada como cifrar todo el correo desde clientes como K-9, lo cierto es que los procedimientos desde para generar las llaves PGP, luego integrarlas puede ser engañoso y que un usuario que solo usa su teléfono para Whatsapp, el “feis” y Candy Crush puede encontrar lo suficientemente complejo para ni siquiera intentarlo. Tutanota es un proveedor de correo que está comprometido con la privacidad de sus usuarios. Este viaja completamente cifrado, el envío se cifra y en caso de no contar con una cuenta en Tutanota requiere de una contraseña para poder leer el mensaje. Es sencillo, la aplicación aunque espartana es muy sencilla de usar, ofrece 1GB de almacenamiento en su versión gratuita, es de código abierto y su aplicación para Android (también hay para iOS) es sumamente sencilla de utilizar igual que su versión web.

Está disponible en https://tutanota.com

Mensajería

Wickr

Se anuncian como el “Mensajero más confiable del mundo” y al menos uno de los más confiables lo es. Tiene un score perfecto en el reporte de Electronic Frontier Foundation en lo que se refiere a la privacidad de sus usuarios, y son el único de los mensajeros que tiene esa calificación. A pesar de que son una aplicación de nicho son lo suficientemente conocidos para aparecer en un vídeo de Iggy Azalea y Rita Ora que trata de agentes secretas (Black Widow). Entre sus características destacan que los mensajes se cifran con claves únicas en cada envío, en el dispositivo están los mensajes cifrados y tienen un tiempo de vida limitado, cuando los mensajes llegan al tiempo límite son borrados de los dispositivos con procedimientos forenses que garantizan que no pueden ser recuperados ni con equipo especializado. Cuándo se envían imágenes se les quita todo metadato que pueda ser utilizado para identificar al destinatario, además que usan las más avanzadas tecnologías de cifrado para comunicación y además cuando les son requeridos datos del gobierno avisan al usuario que les ha sido solicitada información. El mensajero es gratuito y cuenta con cliente para la PC inclusive para Linux. Para más información en su página: https://www.wickr.com/

Threema

En febrero de este año, este mensajero tuvo mucha atención después que el gobierno alemán urgiera a sus ciudadanos a dejar Whatsapp por los problemas de privacidad, y moverse a esta aplicación por lo que en pocos días duplicaron su modesta base de usuarios en una situación similar a la de Telegram con las caídas de Whatsapp. El enfoque de Threema es más profesional que otras, además de ser una aplicación de pago  (1.99 dólares) han cuidado muchos detalles, como la garantía de los muy pocos datos que tienen almacenados en Suiza lejos de las garras de la NSA y demás agencias que poco les importa el tema de la privacidad. El algoritmo de cifrado que utilizan es uno de los más avanzados además que está disponible el código del mismo para poder ser auditado, dentro de los dispositivos se encuentran también cifradas las conversaciones, en este lado no se puede elegir un nombre de usuario sino que es asignado un identificador único que además está ligada a una llave segura que solo tiene el dispositivo, razón por la cual no cuentan con un cliente adicional ni puede sincronizarse entre diferentes dispositivos. Los usuarios que se agregan tienen diferentes niveles de confianza dependiendo como se hayan agregado, siendo los que se agreguen cara a cara los más confiables. El nivel de anonimidad que ofrece es uno de los mejores, además que pueden agregarse funcionalidades como mensajes de voz mediante plugins que han ido desarrollando. La información y descarga pueden encontrarla en su sitio: https://threema.ch/en

Zendo

De entre las tres que se presentan, es la más segura pero también poco práctica. No existen servidores que almacenen nada, incluso puede establecer comunicación “fuera de banda” para no utilizar sus servidores. Es técnicamente la que ofrece el acercamiento perfecto para quienes no quieren tomar ningún riesgo pues la única manera de agregar contactos es cara a cara intercambiando identificadores, parecido a una de las formas de agregar contactos de Threema pero sin más opciones. No hay manera técnica ni legal de identificar a los usuarios que envían mensajes ni el contenido de los mismos. Es la más espartana y segura para aquellos que de verdad están preocupados por su privacidad. No tienen página, pero pueden encontrar una explicación y ligas para descargar a sus dispositivos en el vídeo explicativo: https://www.youtube.com/watch?v=kW0gWzvgWg0

Como podrán ver, es sencillo empezar a utilizar herramientas que nos ayuden a establecer comunicación en un ambiente de mayor privacidad, no porque hagamos algo malo, no porque sea para algo ilegal, sino simplemente porque es un derecho humano el de tener privacidad y los gobiernos deben de proteger ese derecho, no buscar la manera de vulnerarla ni siquiera en pro de la seguridad nacional que la más de las veces tiene que ver más con el status quo de los gobernantes que con una verdadera preocupación por el ciudadano.

¿Por qué uso Telegram?

Logo de Telegram
Telegram Logo

Cuando empiezo a intentar convencerlos de utilizar algo, mis amigos suelen bromear en que de alguna manera me pagan comisión por “engancharlos” y entre las cosas más comunes en que intento engancharlos, es cuando trato de cambiar de mensajero instantáneo.

No es una cuestión de moda, ni de sentirme especial, es solo que mis necesidades de comunicación son específicas. No es capricho (bueno, tal vez un poco) el que no quiera usar WhatsApp, es simplemente que no cubre mis necesidades y no me siento cómodo con él, no me gusta escribir mensajes muy largos en los teclados de los teléfonos inteligentes (que también he probado todos y cada uno de los que se han cruzado en mi camino) y la secuencia de varios mensajes seguidos me estresa, notificación tras notificación y la sensación de urgencia de los remitentes porque saben que puedo recibirlo prácticamente en cualquier lugar y cualquier momento. También el hecho de tener que proporcionar mi número teléfonico para que la gente se pueda comunicar conmigo, enmascarado en el “¿tienes whatsapp?” me es bastante incómodo cuando no conozco a quien lo solicita pues está la posibilidad latente de que si no contesto, siempre podrán llamarme y créanme, con ser el soporte técnico de mi familia y cercanos, tengo suficiente. Pero también la mayor parte de mis contactos tienen WhatsApp pues hay versiones hasta para teléfonos que no son precisamente inteligentes, por lo que no puedo dejar de utilizarlo del todo.

He intentado con todos, Spotbros, MessageME, BBMessenger, LINE, Hangouts (antes Talk) y bastantes más, algunos tan de nicho que solo uso yo y alguien más pero que alguna de sus particularidades me atraía y buscaba para ser el reemplazo del “mensajero de las masas”. Pero siempre sucedía que por la falta de contactos con quien utilizarlos, la ausencia de una versión para la computadora o que no existiera para mi sistema operativo (recuerden que uso Linux en el trabajo y la casa) o al menos una versión web decente o que me diera prácticamente la misma experiencia de uso en todos lados, terminaba por dejar de utilizarlos; eso y el olvido de mis contactos que conseguía convencer para “probarlo”. Hasta hace algunos meses.

Llegó Telegram, con muchas promesas que ya había visto en varios otros intentos y en medio de un momento de malas relaciones públicas de WhatsApp (era pan de cada semana leer acerca de vulnerabilidades, ataques, problemas de privacidad, entre otros, que por su posición dominante no tenía apuro en resolver, pues la mayor parte de la gente usaba WhatsApp o no podía comunicarse con sus contactos pues además, es el mensajero que se puede utilizar “gratis” aunque ya no tengas datos).

Telegram tenía una fortaleza que muchos de los anteriores “competidores” no tenían, era un proyecto de código abierto, una API pública que no solo permitía sino que fomentaba la creación de aplicaciones y programas que hicieran uso de ella, que fue precisamente la misma estrategia que hizo que Twitter creciera de la manera en que lo hizo, también anunciando que no compartía la inseguridad del líder y que al ser público el código, el ejército de programadores curiosos y algunos tratando de ganar el premio en metálico que daban si se lograba vulnerar el sistema, lo hacían la opción más segura, pues llegó en un momento en que la privacidad comenzó a ser un tema recurrente en prensa, televisión y por supuesto la internet.

El desarrollo de Telegram no se ha detenido, actualmente tienen una base de usuarios bastante respetable que lo usan como mensajero principal o uno de los principales, no ha dejado de agregar funcionalidades que se replican rápidamente entre los distintos clientes que permiten que cualquier dispositivo con acceso a internet pueda utilizarlo (si no hay para la plataforma de manera particular, siempre se puede utilizar la versión web) y las características añadidas lo vuelven una de las mejores opciones (en mi caso, la mejor) para comunicarse.

Las razones por las que es mi opción primaria son las siguientes: 

  • Con Telegram no necesito darle a nadie mi teléfono a nadie si no quiero para que puedan comunicarse conmigo. Proporcionando únicamente mi usuario puedo establecer comunicación.

  • Tiene cliente nativo para Linux, que me da las mismas funcionalidades de la versión móvil.

  • Se sincroniza la información entre dispositivos. En todas las versiones y sesiones tengo siempre la misma información y puedo acceder a imágenes, archivos y conversaciones.

  • Es seguro, el flujo de datos viaja completamente cifrado y en caso de necesitar aún más privacidad puedo establecer un chat “secreto” y programar la destrucción de los mensajes, que además solo funcionará entre los dos dispositivos móviles.

  • Los GIFs animados en las conversaciones las pueden hacer más ilustrativas y divertidas.

  • El uso de stickers que era una característica que me encantaba de LINE, ya que ahora en Telegram no solo puedo subir imágenes que yo quiera, sino conseguir packs de los mismos, gratuitos y variados.

  • Los bots dentro de Telegram son útiles y tienen gran potencial.

  • Los canales que tienen poco de implementados también poseen un gran potencial para anunciar y enterarse, sin recurrir a los bastante molestos grupos.

  • Se le puede invitar a cualquiera a ingresar a un grupo de conversación sin necesidad de tenerlo de contacto y de igual manera no obtendrá el número de nadie si entra, únicamente que el propio usuario se lo proporcione.

  • Es software libre y su código es abierto, por lo que cualquiera puede no solo revisar el código, mejorarlo y agregar nuevas funciones, sino que las vulnerabilidades pueden ser encontradas y resueltas más efectivamente que con software propietario.

  • Las mejoras son sustanciales y la evolución del mensajero ha sido constante y palpable, no únicamente lo que está “bajo el cofre” sino en apariencia y funciones nuevas y algunas innovadoras.

  • Mis contactos lo tienen y lo usan. Contrario a lo que pasó con otros mensajeros, el 90% de los contactos con los que platico frecuentemente los encuentro en Telegram y puedo seguir el hilo de la conversación mientras estoy en casa, la oficina o en movimiento.

Mis razones y necesidades no tienen que ser la de todos, pero tal vez si se encuentran en una situación similar, puedan beneficiarse como yo de utilizar Telegram.

Más información en: http://telegram.org

P.S. Gracias a mi bella novia por revisar y corregir mis horrores ortográficos y falta de coherencia en mi redacción. Gracias bebita.

Manjaro Linux, mi crush de fin de año

pantalla mostrando el escritorio de Manjaro Linux
Versión preliminar de Manjaro Linux basado en Arch Linux en su versión XFCE

Llevo ya algunos años utilizando Linux como mi escritorio, y durante ese tiempo la distribución que utilicé la mayor parte del tiempo fue Ubuntu, hasta hace algunas semanas que decidí mudarme definitivamente a Manjaro Linux.

Ubuntu en su lanzamiento fue un balde de agua fresca, cualquiera que hubiera querido entrar a Linux debía de tener algún conocimiento previo, por ello, al arribar el Linux para seres humanos con su oferta de discos de instalación sin costo atrajo muchas miradas curiosas, además de jugar con el concepto de LiveCD que permitía usar el sistema operativo y jugar con él sin necesidad de instalar, concepto apenas en ciernes por el proyecto Knopix daba algunas esperanzas de aumentar la cuota de mercado del escritorio, pues a través de una instalación gráfica muy amigable permitía además utilizar Windows y Linux en el mismo equipo, todo parecía marchar muy bien.

Desde entonces ya prácticamente todas las distribuciones importantes han incorporado recursos para que los que apenas van conociendo el mundillo de Linux puedan iniciarse rápida e indoloramente, además de ser cada vez más agradables a la vista y por momentos la variedad de posibilidades parece abrumadora.

Cabe aclarar que fue más la curiosidad y necesidad de experimentar con otras distribuciones las que me llevaron a Manjaro Linux, anteriormente hice el intento de utilizar Crunchbang#! que terminó después de un par de semanas al ver varios problemas sobretodo para configurar VLC para ver una película en HD, después de buscar solución me desesperé y busqué de nuevo a Ubuntu, fue algunos días después que por medio de alguna reseña leí acerca de Manjaro Linux una distribución ligera basada en Arch Linux pero que anunciaba ser fácil de configurar y de utilizar.

Ya antes había intentado instalar sin mucho éxito Arch Linux, pero me desanimó el tiempo empleado y la falta de resultados, al final pensé que el famoso “Estilo Arch de hacer las cosas” no era para mi y regresé como siempre a mi cómodo y confiable Ubuntu. Pero mis deseos de probar una distribución Rolling Release además de probar las legendarias ventajas de los repositorios AUR eran muchas, por eso me vi seducido por la idea de probar Manjaro Linux.

Intenté con el “sabor” oficial, que era con un escritorio XFCE que ya había yo probado con Xubuntu pero que nunca terminó de gustarme, se veía “feo” y anticuado y no veía realmente las ventajas sobre Gnome, para mi sorpresa la apariencia out-of-the-box de Manjaro era increíble, aunque para la versión que utilicé tuve que hacer ajustes manuales para montar la partición swap que tenía.

Me sorprendió la velocidad de arranque que había ido aumentando en Ubuntu incluso antes de la llegada de Unity, además la inclusión automática de los más nuevos controladores de mi tarjeta gráfica, además de las versiones de las aplicaciones, que incluían LibreOffice 4.1, la última versión de Firefox y VLC también en su última versión.

Eso fue solo el inicio, probé yaourt que es el equivalente al apt-get pero para utilizar las fuentes AUR, y fue lo que terminó de enamorarme, podía tener prácticamente cualquier aplicación en su última versión con solo teclear una instrucción, así instalé CompizGoogle Chrome, Vuze sin requerir mayor configuración o esfuerzo, si la fuente no estaba compilada, yaourt se encargaba de bajar las dependencias, compilarlo e instalarlo, eso terminó de enamorarme.

No digo que no haya tenido problemas, al tener las últimas versiones de todo pueden surgir problemas inesperados, pero la documentación de la comunidad de Arch y de Manjaro son extensas, tal vez no tanto como las de Ubuntu pero siguen creciendo.

Actualmente cuento con un sistema estable, ágil y corriendo las últimas versiones de todo mi software, incluyendo Java 8 y un kernel varias versiones adelante de la que la versión de Ubuntu que saldrá en abril tendrá.

Mi veredicto final es que Manjaro Linux es una gran opción como distro, pero no me atrevería a recomendarla a alguien que apenas va llegando a Linux, pero creo que para quien lleva algo más de rato es imperativo que la pruebe, no solo por el gran rendimiento que da, sino por lo que se va aprendiendo al salir de la zona de confort que es en mi caso Ubuntu.

Para más información y descargar la distribución, pueden entrar a la página oficial de Manjaro Linux: http://manjaro.org